martes, 5 de marzo de 2019

Yo no aprendí consuelo

Yo no aprendí consuelo, sólo aprendí verdad.

La soledad me afiló las caderas y los hombros.
Salí hablando a la banqueta dando empellones al prójimo,
al desconocido y al amado.
Me justifico ahora pero antes lo viví sin darme cuenta.

Tengo remordimiento y paz. ¿Cómo podría
saber qué sentimientos debo regar y en qué días?

Yo no aprendí consuelo, sólo aprendí verdad.