Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2016

Cuando muere una lengua

Imagen
Cuando muere una lengua
las cosas divinas,
estrellas, sol y luna;
las cosas humanas,
pensar y sentir,
no se reflejan ya
en ese espejo. Cuando muere una lengua
todo lo que hay en el mundo,
mares y ríos,
animales y plantas,
ni se piensan, ni pronuncian
con atisbos y sonidos
que no existen ya. Cuando muere una lengua
entonces se cierra
a todos los pueblos del mundo
una ventana, una puerta,
un asomarse
de modo distinto
a cuanto es ser y vida en la tierra. Cuando muere una lengua,
sus palabras de amor,
entonación de dolor y querencia,
tal vez viejos cantos,
relatos, discursos, plegarias,
nadie, cual fueron,
alcanzará a repetir. Cuando muere una lengua,
ya muchas han muerto
y muchas pueden morir.
Espejos para siempre quebrados,
sombra de voces
para siempre acalladas:
la humanidad se empobrece. Miguel León Portilla 21 de febrero, Día Internacional de la Lengua Materna Video cortesía de Ana




Detonación

Otra vez la música. Aparece en Youtube un programa del Buena Vista Social Club, lo elijo inconscientemente, comienza la música y explota la imagen: anoche volví a estar en La Habana. Sentía el calor húmedo, la amplitud de las calles ante mí; veía los colores pastel derruídos, los autos lentos, el sol de la mañana. Es una Habana de sueños. Le cambié el horizonte a una avenida para luego mirar a otro lado, le agregué voces y alegría. A los pocos minutos me fui de ahí a alguna otra parte de la que quizá me acuerde cuando venga otra canción.


El cuarto de Tula 
que cogió candela 
se quedó dormida y no
apagó la vela...

Ama tu ritmo

Imagen
Las señales de vida espiritual llegan cuando uno menos se lo espera y más las necesita. Tengo el vago recuerdo de que Samuel compartió el programa completo del Encuentro en el Estudio de Drexler en mi muro de Facebook. Él no lo sabía, pero ya en esos días mi mamá y mis esperanzas transitaban por sus últimos suspiros. Obviamente no vi el video, y perdí la música por mucho tiempo. Mucho, ahora que lo rememoro. En particular huí de Drexler por todo lo que me conmueve, pues cuando la tristeza se instala en el alma es necesario escucharla, pero no provocarla.

Hoy, llevada por un impulso extraño, busqué videos de sus canciones, en especial las que he escuchado poco. Apareció esta versión que me capturó en un instante, y ahí estaba, el poema de Darío que yo no conocía. Luego me fui al programa y me sentí dichosa por este llamado poderoso del espíritu entre música y poesía; lo sentí para mí, lo sentí en el momento justo. Amar el ritmo, la trama, la vida, es la mejor opción que me queda. Gratit…

La fiebre

Sabía que iba a soñar lo mismo que otras veces. Entre el jarabe, el desenfriol y las compresas, se escondía la amenaza de la mala noche: escalofrío, punzadas en la sien... Ahora que lo pienso, quizá fui enfermiza, pero no me recuerdo así. Era más bien tranquila, llenita, una criatura como cualquier otra.
Cerraba los ojos para intentar dormir. Me ardían las mejillas, mi respiración trabajosa me producía más cansancio que sueño. De golpe llegaba ahí, al lugar lleno de gente, todos muy altos, sin nombre ni rostro. Yo en medio, luchaba por salir de la multitud, pero mis movimientos eran torpes. Entonces notaban mi presencia. Las voces subían y bajaban a un ritmo caprichoso, era un murmullo ensordecedor que me daba angustia y me situaba en medio del escenario. Ahí estaba yo, intentando responder a sus preguntas ininteligibles, mientras me obligaban a mover objetos pequeños que pesaban horrores, y a desplazar sombras enormes que rebotaban sin dificultad alguna. Por allá a lo lejos, flores n…