lunes, 23 de noviembre de 2015

Hay

Hay que enojarse, hay que amargarse, hay que llorar. Hay que mandar al carajo a la gente que te falta al respeto, a la que te ignora cuando ya no te necesita, a la que se aleja en los peores momentos. Hay que dejar ir. Hay que enfrentar a la soledad todos los días hasta tolerarla. Hay que gritar. Hay que romper cosas de vez en cuando sin lastimar a nadie, pero con ganas.
Hay que aprender a vivir con nuestro lado oscuro.
Solamente así se puede continuar, libre de estorbos, por el camino incierto de la vida buena.

Casa / Home

nadie se va de casa salvo que la casa sea la boca de un tiburón solo corres hacia la frontera cuando ves a toda la ciudad corriendo tamb...