viernes, 25 de abril de 2014

Nosotros que nos queremos tanto...


"Lo que nos da calma y contención se llama identidad. Y atravesar por una migración de identidad es muy duro. Es un proceso largo, doloroso, cargado de ansiedad y en el camino uno siente que pierde la cordura. Cuando por fin concluye te das cuenta de que ya no te definen las mismas ideas y tampoco el mismo trabajo, que los amigos que jurabas eternos de pronto ya no tienen nada en común contigo y a algunos hasta les das hueva. Al final vale la pena porque el espíritu humano está hecho para transformarse o de otra manera nos quedaríamos chatos, enanos, mutilados."

http://www.sinembargo.mx/opinion/12-04-2014/23096#comment-86165

Casa / Home

nadie se va de casa salvo que la casa sea la boca de un tiburón solo corres hacia la frontera cuando ves a toda la ciudad corriendo tamb...