jueves, 22 de agosto de 2013

Días difíciles

El amor está presente en los días difíciles si contamos con la gracia de comunicarnos esa fe que a veces se nos escapa. Últimamente he pensado en cuánto tenemos que perdonarnos individualmente para poder acercarnos a los demás y sentir verdaderamente su dolor, su angustia y su esperanza.  Sin embargo, es mejor abrazar las dificultades y caminar en medio de ellas como quien encuentra belleza en el paisaje mientras ve caer la tormenta, porque hasta la misma tormenta es un fenómeno natural. ¿Por qué habríamos de negar entonces el dolor, la enfermedad y la muerte? Que Dios nos ayude y no nos suelte de su mano si en algún momento vamos a caer.

martes, 20 de agosto de 2013

Si muriera antes de despertar...

Aí se titula un cuento policiaco que trabajamos una vez en clase de algo en Letras, sí, clase de algo que ahora no puedo recordar con claridad. La frase me agrada, yo la completaría con:

"...y bueno... al menos... me enamoré"

:)


domingo, 11 de agosto de 2013

Ayer me dijeron...

...que me parezco a "la actriz que hace el papel de Bridget Jones". Lo curioso es que hace tiempo otra persona diametralmente opuesta en modo de ser y de pensar me dijo lo mismo.


Ha de ser cierto...

viernes, 2 de agosto de 2013

A propósito de cine gringo...

Anoche me desvelé viendo "El curioso caso de Benjamin Button". No sabía nada de la película, sólo recordaba haber visto muchas veces el anuncio de su estreno en Francia, anuncio que no me parecía nada atractivo, por cierto. La encontré en la tele cuando recién empezaban a transmitirla, luego del último día de una semana especialmente cansada que culminó con un "empapamiento" total bajo uno de los diluvios universales vespertinos que no me permitía llegar a mi casa. Aquí aclaro, aunque no tenga nada que ver. que me choca mojarme bajo la lluvia. Prefiero empaparme, escurrir, antes que la sensación pegajosa de la llovizna ingrata. La coincidencia de ver esta película en un día como ayer no me parece tan azarosa, intuyo que estaba yo esperando un mensaje así.

Me pareció una obra muy hermosa y muy triste. Sé que hay mejores maneras de contar, que el cine gringo cansa -ya tú sabeh- y además de las coincidencias que tiene con Forest Gump, me llamó mucho la atención el giro en el tono de la historia, en comparación con el cuento original de Scott Fitzgerald, un relato absurdo, burlón, con un final desconcertante. La película es mucho más apacible, casi depresiva, y toda la ilusión que por momentos promete, se desvanece como la vida misma cuando la desaprovechamos. Me gustó mucho el relato en imágenes de los momentos previos a la "colisión", así como la música y la ambientación de la casa de ancianos, hermosa precisamente porque no parece un asilo. Me disgustó la interrupción del relato que trae al espectador al momento actual, más cuando la historia ya va terminando. Y agradezco, sobre todo, el tratamiento de la definición de la vida por la libertad misma, ya que las oportunidades definen lo que somos, incluso aquellas que dejamos ir. Hoy desperté pensando en las frases de la carta final: "Espero que veas cosas que te sorprendan, que conozcas a gente con opiniones distintas, que viajes, que aprendas, que te sientas orgullosa de tu vida. Y si en algún momento te das cuenta de que no es así, espero que tengas la fortaleza para volver a empezar". No podemos abarcar todo, cada uno viene aquí a hacer lo que puede, lo que ama, y si no todos encontráramos ese rumbo, esa vocación, creo que podemos ser buenos testigos de la gratuidad que nos rodea y con ello podría bastar para sentirnos satisfechos.

Casa / Home

nadie se va de casa salvo que la casa sea la boca de un tiburón solo corres hacia la frontera cuando ves a toda la ciudad corriendo tamb...