Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2011

Casa llena

En mi experiencia, los años más difíciles han terminado bien. Éste no podía ser la excepción, aunque tengo una gripa que me está matando desde hace tres días y por lo visto recibiré el 2012 con tos de perro. Pero eso sí, hoy a mi casa llegarán todos los tíos (todos los que tienen la buena voluntad de reunirse aún) y sí, habrá casa llena.

Lo bueno que me queda es la fe. Sigo confiando, sigo queriendo aunque se me vuelva a partir el corazón; sigo gozando de salud, aunque ahora prevenga mucho más (de una fractura al cáncer sólo hay meses de diferencia); también sigo escuchando música, ahora sé más de cine, sigo leyendo, cantando, sonriendo. Valoro a esos amigos de la cotidianidad, con quienes libro batallas en el trabajo, pues nunca sabré si un miércoles cualquiera me volverán a avisar que alguno se ha ido, y ahora sé cuán importante es perdonar y dejar un buenr recuerdo.

Ahora quiero mi rumbo. Ya lo he pedido y se me dará.

Lo malo no me queda, ya lo dejé ir una tardecita fría de holocau…

Hoy va a ser el día menos pensado

Tantas letras, y páginas y copias, son tantas cosas las que no verás brotar de mis manos, mientras el tiempo sobreviene, consejero.
En los espacios donde brilla el blanco de cada palabra, se esconde el felino que por la noche me devora sin que pueda defenderme.
Por las mañanas aparezco, tras la destrucción, reinventada.
Llegará el día en que permanezca, como la tinta, y tampoco estarás para ver eso.