Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2010

Sol, solecito

Por andarme peleando con el mundo se me había olvidado registrar esto. Hace tres semanas tuve que ir más temprano a la universidad. La ruta Cosco-Huatusco es bellísima, con lluvia, neblina o sol, y a las 8:15 de la mañana de ese jueves hacía un sol dispuesto, de esos que te aseguran vida, no incendio. Si bien el servicio regional de autobuses suele dar sorpresas desagradables, ese día el autobús estaba muy limpio, casi vacío, e iba a velocidad moderada. Yo iba sentada del lado derecho, pero en un tope, poco antes de llegar a mi destino, volteé a la izquierda, y los rayos del sol caían sobre los asientos azul rey, vivificaban el pasillo, el techo, los cerros tan verdes, los árboles y unas casitas cercanas. Mi mente quiso jugar de inmediato, sin opciones, y al instante me sentí trasladada a la realidad de hace un año, cuando el mismo sol me saludaba igual, a través del azul casi idéntico de un tren como otros tantos. Y se me vinieron tonadas encima, y una sonrisa extrañamente tranquila.…

Pedacitos

El bloqueo de mi voluntad para escribir en días recientes va directaente relacionado con cierta frustración y desesperanza. No son iguales, porque la frustración significa haber intentado algo sin éxito, mientras que la desesperanza, me parece, es la pérdida de fe, es ni siquiera considerar si algo es posible. Más que como principio y fin de un proceso anímico, viví estas dos sensaciones de manera alternada, como en un circulo vicioso del que sólo la música y una que otra palabra me han ido sacando. Dicen que es normal ponerse así, que los noticiarios y la crisis no ayudan mucho, que la falta de objetivos definidos, planes o compañía se suman como alcohol al fuego. Vaya usted a saber. Hace años leí la anécdota de un hombre que fue a un sepelio. El encargado de dar las palabras de despedida fue el nieto del fallecido, se trataba de un muchacho de 13 años que intentó balbucear algo cariñoso para su abuelo más que para la gente.que lo aocmpañaba. Pero sólo atinó a decir: "Todos lo qu…

n__n

Me gusta verlos pensando. Borran, vuelven a escribir, ven al infinito. No tienen el alma en vilo, sólo el aliento. Con salir de ésas, los universitarios se vuelven talentos creativos en crecimiento. Amo aplicar examen.