miércoles, 30 de septiembre de 2009

Nebulosas perspectivas, claras a veces

Es culpa de las hojas, los autobuses, la lluvia, es culpa de mis increíblemente estúpidos despistes y lo que hay en mí de la tendencia general de buscar culpables. No es culpa de nadie, entonces, que entre tanto y tanto se pierda la perspectiva, igual que pasa con el equilibrio cuando el oído se perturba por un golpe, por una adulación o un insulto. No, lo tuve claro y luego lo perdí, pero en el fondo del corazón, afirmaría la lírica de kiosko, en el fondo siempre supe que no nací para esto.
________

Por qué no escribo

De ambiciosos, cretinos y locos todos tenemos no poco. De esto se deduce que mi voz siempre ha sido escuchada, al punto que algunos desean oír lo que yo no quiero decir. Por otra parte, lo único que de Cervantes pudo haber reencarnado en mí es el pésimo talento para escribir poemas, los cuales en mi caso se cuentan con los dedos de las manos y jamás pienso dar a conocer. Atendiendo a las características de mi signo zodiacal, soy una persona amable, con excelente sentido del humor, algo fría en cuestiones emocionales y muy pacífica. Esto es, no soy la humanista revolucionaria que el mundo espera para resolver sus dudas o acabar de hundirse en la anarquía falsamente idealista. Eso sí, puedo ser neurótica en la misma dosis que todos poseemos, nada fuera de lo común. En mi opinión Dios existe y nos habla a través de la música; la vida es tan maravillosa y escurridiza como el agua, la política resulta tan necesaria e inútil como la bolsa de basura que sacamos a diario, las miradas gritan, las mejores amigas del hombre son sus manos, bailar nos hace libres, el chocolate es delicioso y la literatura es un tejido de mentiras tan cálidas y satisfactorias como la cobija de estambre de un recién nacido. Cuando leo caigo a un barranco y subo un peldaño, pero nunca retorno a mi posición anterior: soy adivinada, soy dicha y soy otra. En este momento ya no tengo nada qué decir. Por eso no escribo, porque al papel con tinta se lo lleva el viento y dentro de cinco mil años los arqueólogos encontrarán éste, y confundiéndolo con un tratado fundamental de mi civilización intentarán descifrarlo sin llegar a comprender la imperiosa necesidad, qué asombro del espíritu habrá dado a luz estas palabras.



Mayo de 2003
________
 
Me gusta la idea de ir por un solo camino, paralelo a los otros, pero sin alejarse tanto.

viernes, 25 de septiembre de 2009

Un día como hoy

Lo leí ayer: "La angustia por el paso del tiempo nos hace recordar el tiempo que hace".

Y yo tengo una fijación con las fechas, un nuevo plan de vuelo sujeto a cambios desde la raíz misma de mi imaginación, tengo la misma voz emocionada. Hoy (bueno, a esta hora ya es ayer) hizo un año que me fui de aquí, y la parte que no alcanzo a describir es la que no ha vuelto, la que no tengo y la que recuerdo :)

domingo, 20 de septiembre de 2009

sábado, 12 de septiembre de 2009

Sombra

Las caras nuevas me provocan dispersión, relajamiento, reescritura. A veces parece que me brindan motivos. ¿Para qué? No tengo idea.
Se me ocurre que en el reflejo de los ojos de un desconocido nos revelamos tal cual somos. Al segundo inmediato, lo dudo.

miércoles, 2 de septiembre de 2009

De cómo Luis Miguel podría hacernos llorar si nos encontrara borrachos

A los desencantados:

Bella como el sol de abril / absurdo el día en que soñé 
que eras para mí.

A los esperanzados:

Yo sé que volverás, muy vigilante 
y aquí te esperaré, lo he prometido.
La espera sería inútil y asfixiante 
si no supiera cuánto me has querido.

A los adolescentes:

Esos sábados eternos / con tu cara en mi cuaderno y yo… uooohuoooh /
viendo correr por la ventana / otra mañana sin mañana y yo…

A los obsesivos:

En las noches / cuando duermo / si de insomnio yo me enfermo
me haces falta / mucha falta / no sé tú.

A los cursis:

Hasta que me olvides voy a intentarlo / no habrá quien desnude mi boca como tu sonrisa / y voy a rodar como lágrima entre la llovizna / hasta que me olvides tanto que / no exista mañana ni después.

A todos:

Tú / mi sombra has sido tú / la historia de un amor
que no fue nada.


Desde hace una década todas sus canciones suenan igual, y sus buenos tiempos sin duda se los debe también a los buenos compositores. Aunque no fue en mi época, me gusta más cómo oye de chiquito, lo que fue en otro momento. Bueno ya, ya me voy a poner a trabajar.

Casa / Home

nadie se va de casa salvo que la casa sea la boca de un tiburón solo corres hacia la frontera cuando ves a toda la ciudad corriendo tamb...