miércoles, 23 de diciembre de 2009

Todo cambia

Cada uno de nuestros instantes es único y diverso de cualquier otro
y nunca somos los mismos en dos instantes, en dos tiempos distintos
Heráclito

Esta es la frase que trae la bienesperada solapa de Algarabía de este mes, y reconozco que me llega. El filósofo favorito de Cyn tiene razón, quizá no toda pero aplica, sobre todo en estas fechas de reflexión, gastos superfluos y comida abundante.

El 2009 se llevó de mí los rostros de mucha gente que hoy sé no permanecerá en mi vida, así como las mayores y consecutivas posibilidades de viajar que jamás tendré de nuevo, o eso se me ocurre hoy que escribo desde mi pueblo, con un frío leve y sin mucho qué hacer. Se llevó al único abuelo que me quedaba y los instantes felices de haber sentido realizados mis anhelos.Tú le pides a la vida, pero dime ¿qué le ofreces? Y esto no lo olvides nunca, mi nieto, pídele lo que mereces. Lo distinto quizá es que a diferencia de otros años la emoción es somera, como si las luces de la calle y los versos de “La rama” me guiñaran el ojo de viejos conocidos.

Últimamente he pensado en cómo puede uno (diría “cómo puedo yo” pero he ido comprobando que no soy la única) cambiar tanto la perspectiva de vida. Antes lo atribuía a la falta de vocación, a la inexperiencia juvenil, pero hoy me siento absurda, igual que puedo sentirme feliz y pacífica otros días. Me parece absurdo asirme a una pretendida independencia cuando no he resuelto temores insulsos; me parece absurdo regalar por regalar, cuando últimamente convivo con gente que apenas conozco; absurdo pretender un ánimo de reformadora social que no conoce bien ni la izquierda ni la derecha ni su propio centro, y así las cosas, el tiempo se va robando los instantes y nos arma el álbum que por flojera no hemos hecho nosotros, el álbum de mi cabeza…

En todo caso, aprecio el regalo navideño que nos a lleva detenernos y dar gracias, y continuar hasta estar seguros de querer continuar, hasta que recordemos qué queremos y con quiénes contamos. Caminar en compañía, es todo lo que me atrevo a pedir. Feliz Navidad y bendiciones para el 2010.

jueves, 10 de diciembre de 2009

El árbol


No hice un río en la tierra
ni he sudado
al sol lo necesario.
No he cavado, no he roturado, no he plantado
un solo árbol.

No lo he visto crecer desde mi pala,
no lo he visto nacer como hembra joven
llenando de ojos verdes
y húmedos
todo el viento.

No lo puedo mirar
como costilla mía,
mi puño en el hondón
que me deja en el pecho.

No puedo pedir sombra para mí, todavía.


Héctor Viel Temperley

*Gracias a Nadia por compartirlo en FB. Foto: Alameda de Santiago de Compostela.

domingo, 6 de diciembre de 2009

Es esto de sentirse así

La soledad es una amputación no visible pero tan eficaz como si te arrancaran la vista y el oído, y así, aislada de todas las sensaciones exteriores, sólo con el tacto y la memoria, tuvieras que reconstruir el mundo que has de habitar y que te habita.

Juan José Millás

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Mis queridos sagitarios


Dicen que los Sagitario son los que mejor se llevan con los Acuario, el problema es que no estoy tan segura de ser acuariana. Al cabo eso de los signos importa un comino, pero vaya que se me juntaron varios cumpleaños importantes, así que se me ocurrió hacer una canallada: los felicito a todos de una vez y en público, porque si bien nada me costaría llamarles o mandarles una postal de Gusanito.com, puede que uno que otro pase por aquí, puede que. Así pues, vaya cada palabra con mis mejores deseos y un abrazo fuerte, fuerte, fuerte.

19 de diciembre: Doña Lulú

Distinguida esposa y madre amantísima, lleva en la mano una pluma de faisán con tinta turquesa, y toda la fortaleza del mundo en el corazón. Inspiradora de varias de mis aperturas mentales, recomendadora (si así se dice) de muy buenos libros y colega de luchas actuales en la enseñanza superior, yo cuento con esta mujer aunque esté lejos, por los buenos recuerdos y lo que falta.

12 de diciembre: El niño

Me agrada tu ácido lado filosófico humorístico, pero me parece mejor cierto atisbo de alegría y nobleza que hay por ahí. Y aunque todavía te voy conociendo, puedo decir que en corto tiempo he ganado un amigo valioso, y un primo que me ha enseñado a hablar bien, puesn ;) Te quiero mucho.

02 de diciembre: La Pájara Terrestre

De esas cosas buenas que traen los acontecimientos de la vida, conocí a Adela (Ana, Naturaleza muerta o La mujer de los mil nombres) hace no mucho y lo agradezco, porque es una poeta en pie de lucha que sostiene siempre lo que dice, y que conoce las verdades de El Protoplasma. Como si fuera poco, posee un increíble parecido con la célebre también hermosillense Yuridia (jejeje). Salud por ese primer cuarto de siglo.

28 de noviembre: Estelita

Mi amiguita, mi gran ejemplo de lucha, de riqueza de espíritu y también de intelecto (porque no cualquiera tiene una amiga de veintipocos estudiando el doctorado en el COLMEX, oh no) espero verte pronto, lo demás (que tienes aquí a una mosquetera incondicional, que tenemos pendiente un vinito, que voy a verte el día menos pensado, que te quieeero) ya lo sabes.

27 ó 29 de noviembre: Sir Rechy Tenebaum “el poeta del Picacho”

¿Y a ti qué te digo, canijo, si eres uno de los mejores amigos que he tenido? Pues ya está dicho, con todo lo que implica y hasta en polaco, si quieres. Una de las personas importantes who I actually miss.

lunes, 30 de noviembre de 2009

Sacar belleza de este caos es virtuuud, ooh nooo...

Creo que en estos últimos meses me he encargado de dejar claro que no sé por qué escribo ni por qué sigo aquí. Este mes fue confuso, más malo que bueno. Apenas me estaba acordando de que en una racha medio gacha de vida (por ahí de mediados de 2007) hice una manda: prometí no volver a quejarme. Supongo que necesitaba una regla qué romper porque acababa de destruir mi entorno y se me estaba haciendo costumbre. Finalmente, la destrucción resultó muy efectiva, incierto pero gran comienzo; mi manda, pues no la cumplo siempre. Y es que a veces, cuando las verdades pasan como cometas (brillantes, durante largo tiempo esperadas y de mal agüero) hay que decirlo: pasumecha con la vida y conmigo, que hoy estoy cierta, mas no he aprendido a luchar.

martes, 10 de noviembre de 2009

Estoy bajo tu influjo*

Ejercicio

Lo que me pasa es que en este momento en que la comunicación organizacional no se me da ni tengo voluntad para revisar pendientes, vuelvo a descubrir que te imagino. Es cosa de cada rato, te me confundes con la voz que aquel y las conversaciones de éste, pero empiezas a rondar mi cabeza como tiburón puntual de las cinco de la tarde, mejor dicho, de las ocho de la noche. (Pasan un par de horas, continúo). Ya no le veo sentido a esto, pero sí estoy bajo tu influjo, al punto de crear historias de las que te reirías con ganas si me dejarás contártelas, si tan sólo tuviera noticias tuyas, historias como ésta, que bombardean el teclado con el afán de quien salta pidiendo la palabra. Es raro que después de tanto tiempo piense así, quien se reconoce obsesivo no se sorprende del fenómeno de permanencia. Y me acabo de perder: le estoy hablando a otro recuerdo, creo que el primer receptor se ha perdido en el mar, al verme tan distraída, se fue nadando entre el ocio de las horas. Los hechizos pueden romperse.


*Título inspirado en un verso de un poema del blog de Daniel, chido espacio, por cierto.

martes, 3 de noviembre de 2009

Demasiado

Despertar en otros seres humanos poderes, sueños que están más allá de los nuestros; inducir en otros el amor por lo que nosotros amamos; hacer de nuestro presente interior el futuro de ellos: ésta es una triple aventura que no se parece a ninguna otra. Es una satisfacción incomparable ser el servidor, el correo de lo esencial, sabiendo perfectamente que muy pocos pueden ser creadores o descubridores de primera categoría. Hasta en un nivel humilde (el del maestro de escuela), enseñar, enseñar bien, es ser cómplice de una posibilidad trascendente.

G. Steiner, Lecciones de los maestros.

sábado, 31 de octubre de 2009

Si estás durmiendo en mi vida...

Corrido de la muerte

Antonio Aguilar

Viene la muerte luciendo
mil llamativos colores.
Ven, dame un beso, pelona,
que ando huérfano de amores.

El mundo es una arenita
y el sol es otra chispita,
y a mí me encuentran tomando
con la muerte y ella invita.

No le temo a la muerte
mas le temo a la vida
¡Cómo cuesta morirse
cuando el alma anda herida!

Dicen que van a asustarme
llevándome a tu presencia
si estás durmiendo en mi vida
es natural si despiertas.

Se va la muerte cantando
por entre las nopaleras,
¿en qué quedamos, pelona,
me llevas o no me llevas?

martes, 27 de octubre de 2009

Pirámides, agua y luz

Estaba lleno de turistas. Yo seguía a las tres amigas de la comitiva, las únicas que conocía ahí pero que sé, en realidad no se conocen entre sí. Estaba la líder, tan segura e indiferente, como apenas la voy analizando; la otra, que seguramente ni en sueños se aventaría otro viaje en mis compañías y una tercera, a quien hace mucho tiempo no veo. Otra conocida en la fila de boletos, saludo de pasada, adiós. Yo sólo quería que alguien me explicara cómo fuimos a dar de Nimes a Egipto, pero cuando iba a empezar a mascullar por qué nadie me había avisado, que dónde dejaría yo la cobija que llevaba a cuestas, que quién tenía mi cámara fotográfica y que cuánto duraría la visita, entonces la vi de lejos y me pareció tal como aquel libro lo dijo: era una pirámide monstruosa.

En cuanto la una me entregó mi cámara, mi preocupación sólo giró en torno a tomarme una foto junto a una de las tres gigantes, aunque sólo había visto una. Cosas llaman ahora mi atención: nunca dejamos de caminar entre tanta gente, al parecer teníamos prisa y no pude tomarme la foto, aunque la tenía pendiente a cada momento, y me preocupaba la batería. En cambio, sí pude fotografiar y varias veces la puesta de sol en el mar, el mar más maravilloso que he visto jamás. Cuando traspasamos la fila de personas que se apostaban a la orilla apareció ante nosotros, brillante, manso, degradado del azul profundo al verde turquesa como si así fueran todos los mares. Parecía una mascota enorme y aislada, observada y diáfana (y ya sé ese adjetivo no le queda a una mascota) que pedía que la tocaran. Metí la mano en el agua que seguía brillando como el aceite y se me figuró que estaba bendita o que me iban a dar ganas de llorar.

Me había perdido de las otras, pero me fui encontrando a ese buen hombre, amigo de años. Que le daba gusto verme, como si anduviéramos caminando en cualquier calle de mi pueblo, que había aprovechado su estancia de aquel lado del mundo para pasear y que tenía proyectos. Ya me estaba diciendo cómo le iba con sus clases cuando sucedió: un remolino se alzó, azul y blanco desde ese mar tan calmo y cobró altura en segundos. Corrimos, pero no mucho. Yo sabía que nada iba a pasar aún cuando empezaba a sentir gotas en las manos. Nos refugiamos atrás de un edificio cualquiera, un restaurante creo. Gente corriendo, más agua, listo. Mi cámara se había mojado y mi amigo ya no estaba, nada de remolinos. Seguí tomando fotos a la puesta de sol, más oscura y hermosa, murmuraban que esas oleadas eran comunes. Sonreí un poco.

Creo que luego las encontré, no había dejado de caminar todo ese tiempo, era hora de irse, terminar el recorrido por las ruinas, pero es que yo no había visto nada y a nadie parecía importarle, el viaje era en común, la experiencia, de cada una. Egipto y mar luminoso. Caramba, debería hablar contigo más seguido antes de irme a dormir.

sábado, 17 de octubre de 2009

Neblina que me hace falta

Puede ser que ha estado lloviendo (otra vez), que estoy repasando redacción con mis alumnos o que hace un par de días escuché la canción que entona el camión del gas por allá, el caso es que Xalapa me está haciendo falta (otra vez), y sobre todo, ese salón donde tomamos chocolate un día de muertos.
Puede que tenga un nudito ahora mismo.

sábado, 10 de octubre de 2009

Decime hey hey hey...

Mis amigos me repiten
que sos otra rubia tonta
pero sé que eso no es cierto
no sos rubia en realidad.
Decime hey hey hey ¿hay alguien ahí
o estoy hablándole a la pared?

The Sacados

Me dio mucha risa escuchar esta canción, porque me puse a pensar que las mujeres no hemos construido el estereotipo del “hombre tonto”, llámese morenazo tonto, rubio bobo o apiñonado simplón. Alguna sexista enajenada diría “pues no, porque si todos los hombres son iguales y algunos hombres son estúpidos, entonces todos los hombres son estúpidos”. Pero ni eso, porque la mayoría de las mujeres no tienen inconveniente en responderle a esa enajenada que se esconde en alguna parte oscura de la mente que no, que los hombres pueden ser necios a veces, pero sorprendentes siempre.

Y por supuesto, las rubias no son tontas ;)

miércoles, 30 de septiembre de 2009

Nebulosas perspectivas, claras a veces

Es culpa de las hojas, los autobuses, la lluvia, es culpa de mis increíblemente estúpidos despistes y lo que hay en mí de la tendencia general de buscar culpables. No es culpa de nadie, entonces, que entre tanto y tanto se pierda la perspectiva, igual que pasa con el equilibrio cuando el oído se perturba por un golpe, por una adulación o un insulto. No, lo tuve claro y luego lo perdí, pero en el fondo del corazón, afirmaría la lírica de kiosko, en el fondo siempre supe que no nací para esto.
________

Por qué no escribo

De ambiciosos, cretinos y locos todos tenemos no poco. De esto se deduce que mi voz siempre ha sido escuchada, al punto que algunos desean oír lo que yo no quiero decir. Por otra parte, lo único que de Cervantes pudo haber reencarnado en mí es el pésimo talento para escribir poemas, los cuales en mi caso se cuentan con los dedos de las manos y jamás pienso dar a conocer. Atendiendo a las características de mi signo zodiacal, soy una persona amable, con excelente sentido del humor, algo fría en cuestiones emocionales y muy pacífica. Esto es, no soy la humanista revolucionaria que el mundo espera para resolver sus dudas o acabar de hundirse en la anarquía falsamente idealista. Eso sí, puedo ser neurótica en la misma dosis que todos poseemos, nada fuera de lo común. En mi opinión Dios existe y nos habla a través de la música; la vida es tan maravillosa y escurridiza como el agua, la política resulta tan necesaria e inútil como la bolsa de basura que sacamos a diario, las miradas gritan, las mejores amigas del hombre son sus manos, bailar nos hace libres, el chocolate es delicioso y la literatura es un tejido de mentiras tan cálidas y satisfactorias como la cobija de estambre de un recién nacido. Cuando leo caigo a un barranco y subo un peldaño, pero nunca retorno a mi posición anterior: soy adivinada, soy dicha y soy otra. En este momento ya no tengo nada qué decir. Por eso no escribo, porque al papel con tinta se lo lleva el viento y dentro de cinco mil años los arqueólogos encontrarán éste, y confundiéndolo con un tratado fundamental de mi civilización intentarán descifrarlo sin llegar a comprender la imperiosa necesidad, qué asombro del espíritu habrá dado a luz estas palabras.



Mayo de 2003
________
 
Me gusta la idea de ir por un solo camino, paralelo a los otros, pero sin alejarse tanto.

viernes, 25 de septiembre de 2009

Un día como hoy

Lo leí ayer: "La angustia por el paso del tiempo nos hace recordar el tiempo que hace".

Y yo tengo una fijación con las fechas, un nuevo plan de vuelo sujeto a cambios desde la raíz misma de mi imaginación, tengo la misma voz emocionada. Hoy (bueno, a esta hora ya es ayer) hizo un año que me fui de aquí, y la parte que no alcanzo a describir es la que no ha vuelto, la que no tengo y la que recuerdo :)

domingo, 20 de septiembre de 2009

sábado, 12 de septiembre de 2009

Sombra

Las caras nuevas me provocan dispersión, relajamiento, reescritura. A veces parece que me brindan motivos. ¿Para qué? No tengo idea.
Se me ocurre que en el reflejo de los ojos de un desconocido nos revelamos tal cual somos. Al segundo inmediato, lo dudo.

miércoles, 2 de septiembre de 2009

De cómo Luis Miguel podría hacernos llorar si nos encontrara borrachos

A los desencantados:

Bella como el sol de abril / absurdo el día en que soñé 
que eras para mí.

A los esperanzados:

Yo sé que volverás, muy vigilante 
y aquí te esperaré, lo he prometido.
La espera sería inútil y asfixiante 
si no supiera cuánto me has querido.

A los adolescentes:

Esos sábados eternos / con tu cara en mi cuaderno y yo… uooohuoooh /
viendo correr por la ventana / otra mañana sin mañana y yo…

A los obsesivos:

En las noches / cuando duermo / si de insomnio yo me enfermo
me haces falta / mucha falta / no sé tú.

A los cursis:

Hasta que me olvides voy a intentarlo / no habrá quien desnude mi boca como tu sonrisa / y voy a rodar como lágrima entre la llovizna / hasta que me olvides tanto que / no exista mañana ni después.

A todos:

Tú / mi sombra has sido tú / la historia de un amor
que no fue nada.


Desde hace una década todas sus canciones suenan igual, y sus buenos tiempos sin duda se los debe también a los buenos compositores. Aunque no fue en mi época, me gusta más cómo oye de chiquito, lo que fue en otro momento. Bueno ya, ya me voy a poner a trabajar.

jueves, 27 de agosto de 2009

Uno, dos, tres... y el sol de aquellas tierras

"...los árabes, que poco a poco harán de Francia el más boreal de los califatos..."

Adolfo Castañon, Lugares que pasan 


Después de esa debacle llamada formateo, estoy recuperando música de acullá, y pues me acordé de estos tres, al tiempo que se me antoja un kebab.

domingo, 23 de agosto de 2009

Ètica a Nicòmaco

Cómo me gustaría ser como yo
tener el tiempo que yo tengo.
para salir a caminar cuando yo quiera,
para leer lo que le venga en gana
a mi gana más íntima y soltera;
interrumpir sin que nadie se asfixie
cualquier obligación etiquetada;
para estar en pleno uso de la soberanía
de ir a pie por las calles,
descubriendo raíces que aparecen
quebrantando las reglas del asfalto.

Cómo me gustaría, deveras,
dedicarme una noche a platicar conmigo,
cada quien con su trago,
discutir, discrepar, desentonarse,
hasta que el pobre espejo se quedara dormido
con el rostro apoyado sobre el azogue opaco.

Cómo me gustaría que a los dos
nos gustara la misma
y que uno tuviera
que ceder y cediera
por desatarle al otro las dos manos.
Cómo me gustaría que yo y que yo
fuéramos tan amigos.

Eduardo Casar

Santo y Blue Demon en Venecia

viernes, 21 de agosto de 2009

Chispa imperfecta

Según la sabiduría cadenesca de internet, una mujer inmadura pelea por el hombre que quiere nada más por salir triunfante, lo ahoga, lo persigue y si pierde, lo castiga y se castiga llena de rencor, seguramente le canta algo así como: “Sé que volverás el día / en que ella te haga trizas / sin almohadas para llorar…” La mujer madura no, ella sabe ganarse el amor y el respeto de un hombre, valora los instantes y si lo pierde, lo perdona, le brinda su amistad y puede ser que hasta le dedique un “pero si ahora tienes / tan sólo la mitad del gran amor que aún te tengo / puedes jurar que a la que te quiere, la bendigo / quiero que seas feliz aunque no sea conmigo”.
Pero es que los arquetipos son peligrosos, se topan con tantas excepciones leves como personas vagamos aquí, las que matizan el pascaliano término medio que somos y que nos empuja a caminar dignamente todos los días y de vez en cuando, vociferar las canciones de José Alfredo. Dichosa la mujer perfecta, que reconoce sus miedos y complejos pero está segura de sí, la que sabe dar y recibir, que avista claramente lo que no es amor, la de la dosis perfecta y la chispa adecuada, dichosa la que olvida y resplandece. Yo no me ubico en los arquetipos, ni fuera de ellos ni en su mezcla porque el concepto de madurez se me hace borroso con los años. Apenas puedo canturrear: “yo soy quien soy y no me parezco a naiden”, o como dice Betty la Fea “yo soy a-sí”.

lunes, 10 de agosto de 2009

Esta planta

Inocente armonía sin fatiga ni olvido.
Elemento de lágrima que rueda hacia adentro
construido de miedo altivo y de silencio.

Vicente Huidobro, Altazor

Esta planta que ves
respira la tibieza del verano del agua
que viene de las nubes grandes, grises, lejanas.
Los ve pasar a todos, los más altos,
los que saben vivir o que lo intentan
mientras ella se nutre de otras voces
sin preguntarles nada, sin darles más
que su color opaco, su aire impuro
desde un patio cualquiera.
Está viva: sus raíces se lo han dicho
las oye pero no consigue verlas
y no, no puede entenderlas.
Nadie piensa que su misión sea ésa,
quedarse así, mirando, embelesada
delirante, simple, adolorida,
al pie del muro que ha llegado a ras de cielo.
Lo increíble es que
tras el llanto de la tarde, sueña,
Él es grande y ella, pequeña.

miércoles, 5 de agosto de 2009

El simbolismo fónico del nombre propio…

...era el título absurdo de un trabajo de lingüística que afortunadamente no concreté nunca. En busca de un tema innovador con investigación previa me lancé de cabeza sobre la posibilidad de que el nombre propio diera a su portador “un aire de” (como cuando nos dicen “tienes cara de…”) o “una identificación con, y no ante el mundo” “un leve común denominador”. No era tanto así como decían los egipcios, que el nombre tuviera encerrado el destino y por ello debía ser dado por las estrellas, sino que la composición fonética del nombre nos influía… beh, por fortuna mi cabeza rebotó como coco contra el piso y acabé escribiendo, creo, sobre comprensión lectora :P
El caso es que una de mis motivaciones fue que por aquellos días había estado leyendo La virgen de los sicarios. Hay una parte en la que el narrador dice que los jovencitos reclutados para asesinar venían de los barrios más bajos de Bogotá, y la mayoría tenía nombres compuestos o extranjeros –William, Hansel o Jenry-- “como si mediante el nombre, el padre o la madre pudieran marcarlos mágicamente y transformar sus destinos, librarlos de esa condena de miseria y violencia en la que estaban sumergidos”.
Sin duda, cada padre es libre de nombrar a sus hijos como quiera. Hay quien dirá que el nombre es relativo, una etiqueta de uso práctico. Yo creo que está íntimamente ligado a lo que construimos como el “yo”, una marca que acepta la originalidad pero no la antiestética. ¿Por? Pues es que me acabo de encontrar un blogcito donde se clama justicia por dos que tres infantes cuyos padres han tenido a bien nombrar Kevin José, Blanca Nieves Rojas, Maicol Yacson, Luisín Yandel o Autoridad Portuaria (éste último es un caso ecuatoriano). Lo que yo puedo aportar a la causa es que conozco a un Lenin Toribio, a un Getulio Sacramento y a una Brígida Cristal (nada gano con mentir). Una amiga educadora me asegura que tuvo entre sus inocentes párvulos a una Coyolxauhqui, un (:O) Arnolshuasheneguer --no me acuerdo el apellido pero qué importa--, y un Zapatito de Jesús. También conocí documentos legales donde se publicaba los trámites burocráticos de Juana Sibaja Vicente, María Bustos de Baca o Juan Tirado del Pozzo. Es más, hubo un hombre que interpuso la diligencia a fin de llamarse Príncipe Hermes Excalibur, así que cualquier nombre que haya tenido antes de éste fue superado y lo sacó del anonimato. Así es esto de vender piñas. Mi nombre es simple y muy común, no guardo rencor a nadie y hasta me agrada, ya descubrí que sobre él versan al menos tres canciones ;)

jueves, 23 de julio de 2009

¡Plop!

La niña de 7 años:
- Ya quiero llegar a la casa porque aquí no viene ningún adulto que me cuide.
Mi hermana:
- ¡Cómo no!, si yo te vengo cuidando y ya tengo 20 años :D
La niña de 7 años:
. Pero tú no eres adulta porque todavía no estás casada.

martes, 21 de julio de 2009

Tláloc

Sucede
que me canso
de ser dios.
Sucede
que me canso
de llover
sobre mojado,
Sucede
que aquí
nada sucede
sino la lluvia
lluvia
lluvia
lluvia

Efraín Huerta


viernes, 17 de julio de 2009

No vamos lejos

Cualquier ejemplo sobre pobreza extrema, ignorancia, corrupción, trabajo social, cualquier reclamo en alguna parte del mundo se aplica a nuestro alrededor. El video que sigue podría haber sido filmado en la sierra de Zongolica, con su contrapunto en Xalapa o el DF, y podría contener el testimonio de algún maestro de CONAFE, de un productor de Azteca o de cualquiera que haya podido verse desde fuera gracias al cine, la literatura o los viajes.
Lo dijo Einstein dos posts más abajo: quien se queja porque las cosas están mal es un derrotista, quien se calla es un conformista. Sin embargo, no falta quien sostenga que buscar soluciones mediante el diálogo, el trabajo y el optimismo es evadirse, que tratar de conciliar la realidad crítica con la única oportunidad de vida que cada individuo tiene es algo estúpido, tanto como creer que se puede ser feliz. ¿Realmente tenemos la voluntad de encaminar nuestras opiniones hacia el bien común? Siempre es el momento de respaldar las posturas con actos, marcando el rumbo de los tiempos.
Demasiados puntos me interesan de este documental, por el momento alcanzo a señalar la denuncia de los medios de comunicación a los que desde hace décadas no les da la gana mediar en la educación de la sociedad; el papel de las organizaciones que prestan ayuda pero ni ahora ni nunca cambiarán al mundo sin el apoyo del poder que ostenta cada gobierno, pero que reside verdaderamente en la actitud del pueblo; y, por último, me parece importante la comparación que hace el autor del video, entre el universo al que se asomó y su mundo de todos los días, tan tranquilo como transcurre en las ciudades primermundistas, en las oficinas, en la casa de cualquiera de nosotros.
Este mundo creado para nosotros nos tiene atónitos. La reacción que prevalece ante tantas posibilidades de futuro es la de huir, pero la huida implica tiempo y depredación, hasta que la vida acaba. Y luego, el lugar común, la certeza: tenemos que abrir los ojos.
Notita: Gracias a P por compartir esto en FB.

martes, 7 de julio de 2009

Un servidor del pasado en copa nueva

Acaban de decir en las noticias que el PRI ganó, pero que ahora ya sabe que no es tan fácil recuperar la confianza de los mexicanos y que ya no nos pueden dar atole con el dedo. A veces me pregunto qué sentirán los reporteros y redactores cuando tienen que utilizar este tipo de frases porque es el contexto y hay que llenar espacios, sonar convincentes, apoyar a la causa. No sé –tampoco es que la duda me atormente pero en verdad no estoy usando el sarcasmo– si su intención es jugar a la inversa con el radioescucha y/o televidente, o de verdad ya se creyeron el guión, o han visto tanto que no saben qué pensar y prefieren cerrar los ojos.
No me extraña que se impusiera el PRI. Primero pensé que eso de abrirle las puertas al narco, teñir de rojo las escuelas, los puentes o el canal estatal y propagar la “identidad gubernamental” en hojas membretadas y vehículos públicos era sólo fiebre del gobernador de aquí pero no, me consta fue en todas partes. Entraron por los ojos, con gente joven y por dentro tan corrupta, hicieron a un lado a los que se negaron a cooperar y escondieron a los dinosaurios, para que en la superficie se olvidara que siempre hay un poder detrás del trono. Y henos aquí, bajo la “nueva actitud”, porque ahora resulta que los elitistas del blanquiazul y los mitoteros de izquierda salieron iguales, no han sabido cumplir, son los mismos gatos pero disfrazados. Que nos cargue el payaso entonces, aunque no nos haga reir. (De los partidos minoritarios ni hablemos, por favor, da rabia ver cuánto desperdicio de dinero, papel y tinta se va en apoyar a los títeres de los gigantes).
Como si en pinches seis o doce años pudiera arreglarse un país cuyos pobladores permiten la corrupción, prefieren no votar y encima, se tragan los cuentos. No soy panista ni priista, y lo digo no sin vergüenza porque en verdad me gustaría pertenecer a algún partido, creer en alguna fuerza política que, llevada al poder por la “democracia del 45%” demostrara que México va a salir adelante. No nos dan atole con el dedo, nos hunden en las aguas negras y nos sacan a respirar y se ríen cuando a unos cuantos globalifóbicos wanna be se les ocurre que lo mejor es desperdiciar el dinero invertido en las boletas, al ignorarlas.
Ya se sabe que hace falta una reforma a la Constitución, tan pero tan profunda que más valdría hacer una nueva. Ya se sabe que los políticos roban, que los policías agreden, que a los ciudadanos no les interesa conocer las leyes porque a fin de cuentas, cualquier contingencia se resuelve mal y a la carrera pues no tenemos la cultura de prevenir. Entonces, si sabemos lo que está mal y no lo corregimos, estamos peor… pues sí, estamos mucho peor, con un presidente electo por los boludos (¡Ohhh, Cabral, cuánta razón tenía tu abuelo el general!) y un poder legislativo compuesto por gente que llegó ahí porque supo intrigar mejor, supo tramar los discursos más tautológicos e irónicos, supo enterrar bien hasta la mismísima memoria.
Y si tan sólo pensara que nadie sobrevive a 70 años de injurias, a varias guerras y una revolución, entonces sí saldría corriendo a refugiarme, a dar la vida por un permiso permanente de trabajo, a extrañar el resto de mis años mi calle, las enchiladas, las casas coloridas, el verde de esta tierra. Pero como dice la Sosa: “Si no creyera en la balanza, en la razón del equilibrio, si no creyera en el delirio, si no creyera en la esperanza… ¿qué cosa fuera, corazón, qué cosa fuera, qué cosa fuera la maza sin cantera?”
Foto: Un camino, aquí a las afueras.

sábado, 27 de junio de 2009

Crisis

La crisis es la mejor bendición que puede caer sobre personas y países porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar superado. Quien atribuye a la crisis sus fracasos y sus penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones.
La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia. El problema de las personas y los países es la pereza para encontrar salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno porque en crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla.

Albert Einstein

Siempre supe que tenía un estandarte pero no sabía cómo describirlo. Ya sé por qué regresé.

Foto: Étretat en diciembre.

miércoles, 24 de junio de 2009

Andando

Para Z


Verás mija, la cosa está así: partiendo de la verdad gideana de que elegir es renunciar, si no eligiéramos, estaríamos dándole la espalda al amor, a la histeria, a la sonrisa, a las carreras contra reloj, a los buenos libros, al llanto, a la música, al placer de aventar cosas, a la captura de rostros... a todas las enajenantemente deliciosas formas de libertad.

Ahora pues, haz lo mejor que puedas con todo lo bueno que tengas, y los demás, pues no te preocupes, ellos ya te aman desde aquel momento en que elegiste, aunque ni siquiera se hayan dado cuenta.

lunes, 22 de junio de 2009

Carrá


Mi hermana conecta la bocina a su celular y Tiziano Ferro empieza a cantar: “Y Rafaella canta en mi casa / y Rafaella es mía mía mía / y a mí nada me valeeeee…”
Le digo que le baje, que Tiziano me cae gordo por bigotón (Ahhh no ¿verdad? Era al revés) que la letra no tiene mucho sentido y que el nombrecito femenino me dibuja la imagen de una malvada maestra de inglés de la secundaria.
Mi mamá pregunta “A propósito ¿qué habrá sido de esa cantante de cuando yo iba a la primaria, que se llamaba Rafaella Carrá?”
Como no tengo nada qué hacer y no tengo idea de sobre quién se me está hablando, voy directamente a Wikipedia y le informo: “Rafaella Carrá nació el 18 de junio de 1943, es considerada un ídolo musical en Latinoamérica y España, y actualmente conduce un programa de concursos exitoso en su natal Italia, donde la quieren mucho. Como dato curioso, Tiziano Ferro le dedicó en 2006 la canción ‘Rafaella es mía’ y como muestra de sus talentos no escondidos dan este sencillo”.
http://www.youtube.com/watch?v=7tdMP5i3Cj0
Al escuchar la canción, mi mamá se pone a cantarla completita y me da una razón más para sentirme orgullosa de haber sido apodada “La chica rockola”, soy la digna hija.
Y me pongo a bajar las canciones de esta doña por ocio puro, sólo para comprobar que tampoco he descubierto ninguna joya musical, pero entretiene. Es una mezcla de Rocío Dúrcal con Yuri (faceta del Apagón) y un poquito de las Azúcar Moreno. Favor de fijarse en la vestimenta ligeramente escandalizante para la época, y también en cómo se inclina hacia atrás mientras canta, es su sello distintivo.
Así abro una nueva etiqueta para este espacio, -cuyo destino aún pende de mi decisión de ponerme en huelga de mí misma- y declaro que fuera de esta anécdota taaan ligerita, si el internet democrático y asqueroso que me secuestra sirve para hacer flotar los instantes olvidados, si su inmediatez revive los minutos perdidos de lo que nunca sabremos si fueron los mejores tiempos, pues entonces yo le aplaudo, no importa cuántas veces tenga que sumergirme a buscar agujas en el pajar.

martes, 16 de junio de 2009

Mientras se espera

A propósito del incendio de la guardería en Hermosillo (triste, encolerizante y aleccionador) entrevistaron en la tele a un par de tanatólogas que prestan ayuda a los padres de los niños fallecidos. Me acordé de que una vez, hace no mucho tiempo, casi tuve la oportunidad de editar un libro sobre este tema, cuya estructura, según me contó la autora, dependía de los tres tipos de público a quienes estaba dirigido: 1) al individuo en general, permanentemente expuesto a una muerte violenta o inesperada así como a una enfermedad crónica o terminal; 2) a la familia de la persona que ha muerto y 3) al personal profesionalmente involucrado con una muerte, en específico, médicos, enfermeros, paramédicos y embalsamadores.
Demasiado se ha dicho y se dirá sobre la muerte, pero traigo a la memoria el ejemplo porque me gusta saber que hay personas capaces de abordar el tema con naturalidad, dispuestas a escuchar y dialogar, aún sabiendo que corren el riesgo de perderse entre consideraciones teológicas, filosóficas y psicológicas que ni siquiera me imagino, y que su trabajo humaniza, va más allá de las vísceras, es sabiduría aplicada que no pretende abarcarlo todo ni establecer verdades, sólo ayudar. Me gusta también, y muy en especial, que se tome en cuenta un tratamiento de la marca que gota a gota, todos los días la muerte va dejando entre la gente que se la topa a diario. Desde primer semestre a los médicos (por ejemplo) les ordenan abordar el cuerpo humano como material de trabajo y, ya sea por la amplitud del campo de conocimiento o por la inmediatez de acción que se les exige, simplemente no todos ni todos os días se detienen a comprender ni asumir los estados de emoción en los que la muerte nos coloca, amén del carácter y experiencia vital de cada uno.
La soledad es la esencia de la condición humana, dicen. Nacemos solos y solos nos vamos, y más allá de la familia, la cultura o la fe, cada quien se enfrenta con todo su ser a “lo que le toca”. Pero cuando la comunicación, la visión del otro, diálogo o la retroalimentación rescatan la universalidad, el pedacito de común que poseemos, y ello nos acompaña en esta sala de espera, pues nada, que se agradece.

lunes, 1 de junio de 2009

Es cuestión de tiempo

En el final será el verbo. Cuando todo se haya hecho explícito a través del Logos (ecuación de Espíritu y Palabra), el mundo, llegado al remate, desaparecerá automáticamente. Los poetas son los más intensos agentes calóricos en este proceso de combustón metafísica.

Alfonso Reyes

lunes, 25 de mayo de 2009

Ganas de dar vueltas sobre un pie

No se por qué, desde la primera vez que escuché esta canción me invade una sensación de nostalgia y libertad al mismo tiempo, hasta me dan ganas de llorar. Para mí las letras de las canciones son muy importantes y la de ésta no tiene absolutamente nada que ver conmigo, pero quizá sea el arreglo lo que me llega, no sé. La cargaba junto con muchas otras en mi mp3 y me subía al tren por las mañanas, me gustaba mucho escucharla mientras atravesaba ese pedacito de Rhone-Alpes a principios de marzo, cuando empezaba a reverdecer.
Me lleva, ya vamos a empezar con los recuerdos...
Un abrazo desde la Heroica Coscomatepec, que sigue igualita, con unos cuántos litros de más de precipitación pluvial.

jueves, 21 de mayo de 2009

Nadie ha dicho adiós, más bien es gracias

No más días improvisados, con tanto tiempo libre para inventarse un país extraño, no más viajes en tren los fines de semana, ni reuniones donde presumir lo poco que trabajábamos y lo mucho que nos divertíamos; no más alumnos rebeldes ni desmotivados o ansiosos que repiten "es bien"; no más preguntas sobre vuelos, huelgas nacionales, cuentas de banco, titres de sejour, actividades para clases, chiles o tortillas como agujas en pajar, cosas baratas en euros, quién me da posada, latinoamericanos a la vuelta de la esquina; no más baguette con nutella, ni crepas, quesos, vino barato y sabroso, perros por todas partes, colillas e hilos de "agua" en las aceras; ya no a los boletitos de transporte que duran una hora, ya no desafiaré a los controladores, no más tranquilidad al caminar de noche por la calle, o entre las multitudes, ya no esa lengua tensa y a la vez dulce a mi alrededor... por el momento.
Las cosas buenas (y por fortuna, también las malas) tienen que terminar.
¡Vive la France!

miércoles, 20 de mayo de 2009

Me gusta

Los veintitantos grados que me tocan el rostro me hacen apenas creer que aquí hubo tanto frío hace unos cuantos meses. No sé por qué elegí Lyon para vivir en Francia; recuerdo, sí, que aquí vivió hace muchísimos años la madre de una querida amiga, quizá leí el nombre varias veces en cualquier parte, no puedo acordarme del mayor motivo. Primero tuve que enfrentar el hecho de vivir sola en Tarare (lugar que compitió por la denominación del pueblo más nul y no ganó porque a fin de cuentas, es bonito, y del que derivaron frases tales como “¿Andas tarareando?” ¿Ya te vas a tararear?” “’Cómo se pronuncia ahí donde vives?”). Apreciaba los lugares pequeños y el privilegio de tener tiempo para mí pero tampoco era para tanto, y entonces la buena fortuna me trajo a Lyon así, sin que yo tuviera que mover un dedo, suerte o destino, y desde aquel diciembre se quedó en mi corazón la Fiesta de las Luces, y en mis ojos la Fourviére (la fortaleza por fuera, la casa de oro por dentro, hermoso templo-metáfora de María), y la Rue de la République, larga y brillante, con los árboles adornados por espirales, la Saóne, el Rhone, Bellecour, el C3 llegando a Hôtel de Ville, el Musée des Beaux Arts que me esconde un cuadro de Monet que me gusta mucho; Terreaux y su fuente, eterno punto de reunión para ir a comer kebabs, al Sevilla o a Mi Barrio; el mirador, los frescos y Partdieu la palabra mágica de las compras y de la estación que algún día fue destino final del primer tren que abordé. El metro tan limpio, con su línea verde sin conductor y la voz tan propia que anuncia las estaciones, el metro que más me gusta en todo el mundo y al que le guardo aún más cariño desde que dormí en sus vagones –larga historia–. Me agrada que no sea una ciudad tan cosmopolita ni tan grande, pero sí tan estética y cultural como la que más; la cuna del cinematógrafo, de la gastronomía francesa, del teatro guiñol y de las ensoñaciones de Saint-Exúpery.
Me ha cautivado atravesar sus puentes de madrugada, sola y sin miedo, con el viento que ahora es tibio; me pasa igual con los jardines de la Téte d´Or, con el piso iluminado de la estación Valmy, con la mezzanine de la Croissanterie del centro, donde platicamos tanto, y también me pasa con la fachada de la Gare St. Paul que veo todos los días. Aún si ya no volviera a caminar sobre los adoquines del Vieux Lyon (naranja-amarillo-beige-ventanales-callesestrechas-aparadores-humedad) puedo decir que fui afortunada sobre todo, por conocer gente tan diversamente valiosa aquí, y me sorprendo imaginando que esta ciudad me adoptó y me quiere, como ya antes lo hicieron la Xalapa de los buenos años universitarios y Mérida, la del cariño que sabe conquistar. Creo entender que es el afecto el que construye los lugares.
Me gusta, sobre todo, un espejo de agua que está sobre République: al pie hay un carrusel de aire antiguo y cerca venden ramos hermosos de flores; hay unas bancas más rústicas que las del resto de la ciudad, y por la noche, los troncos de los árboles que está alrededor se iluminan, la claridad que de por sí luce la calle aquí resalta, se transforma en vida. Siento que es un rincón para detenerse en medio de la prisa de todos los días, cuando precisamente voy pensando que todo pasa tan rápido…

martes, 19 de mayo de 2009

Otro que parte

Mi táctica
es hablarte
y escucharte
construir con palabras
un puente indestructible.

Mario Benedetti


Como bien decía Espejo "hay que organizar homenajes bien y en vida, porque el tiempo pasa, la gente se muere..."

martes, 12 de mayo de 2009

Bajo el mar pasé dormida

Hace algunos meses una amiga me contaba cómo se sorprendió al ver el metro de París. “Es muy feo –me dijo– yo pensaba que por tratarse de París, porque es una ciudad cosmopolita, de las más importantes del mundo, el metro sería impresionante, limpio, casi lujoso”. Pues no, el metro de París es muy eficiente pero está un poco sucio, algunos vagones son bastante viejos, las estaciones están cubiertas con mosaicos blancos que le dan un aire de baño público y sí, en la mayoría de ellas huele a orines. En los pasillos se anuncia de películas de temporada, obras de teatro y ofertas de viaje. Francamente me gusta más el del DF y ninguno le gana al de Lyon aunque sea tan chiquito que parezca de juguete. Pero de momento, en París, uno se encuentra a algún hombre mayor tocando el acordeón y la música funciona como un pellizco “estás en París, acuérdate, sigue siendo tierra firme pero sin duda, es una de las ciudades más bellas del mundo”.
Ayer fue quizá la última vez que estuve ahí, no sé si algún día vuelva y a lo mejor por eso me dan ganas de escribir esto, ahora lo vengo a descubrir. Es curioso cómo uno idealiza lugares, gente, y las expectativas a veces se ven defraudadas, a veces se cumplen o a veces no son exactamente las que uno tiene pero se compensan con otras tan altas o más, y hay que aceptarlo, porque justamente en este “darse cuenta” atisba la humildad, no siempre se tiene razón y el mundo asombra, aún si hemos dejado de creer.
Y bueno, yo quería decir que precisamente mi idea de las cosas cambió un poco hace unos días, debo pensar que a eso vine, a cambiar. Anduve en Brujas, lugar del que ya me habían contado es el Far far away hecho realidad claro sin rey enano, ni Shrek; ni hablar, sólo falta que las casas sean de dulce para poder morderlas y la gente misma pone una sonrisa de “no somos duendes, pero si quieres nos convertimos…”. Los museos del chocolate y de la cerveza son lo de menos, es de esos lugares pequeños en los que basta caminar e inventar locuras, perder el tiempo en lo que dé la gana, tomar miles de fotos, para eso existe.
La cosa cambió cuando crucé de Bélgica a Londres en autobús. Yo compré los boletos pensando que quizá cruzaríamos en ferry como ya me habían contado, pero no fue exactamente así. Resulta que al llegar a la frontera nos revisaron los pasaportes, me peguntaron hace cuánto tiempo estaba en Francia aunque me miraron con cara de “¿segura que no tienes gripa?” (grrrrr…) y después de la revisión de equipaje subimos de nuevo al bus. Entonces éste se metió en un espacio parecido a una carrocería de trálier, que resultó ser un tren, se estacionó y nos avisaron que podíamos bajar y andar donde quisiéramos. No había nada que ver en realidad, era como estar estacionados en cualquier lugar hasta que el tren empezó a andar. De momento se oyó a lo lejos un splash y los sonidos cobraron cierto vacío. Eso fue todo. 45 minutos después otro splash y estábamos en tierra. Los avances tecnológicos no necesariamente satisfacen fantasías, son útiles y ya, tal vez el futuro y sus cerebros los convertirán en experiencias impactantes. Caray, y yo que me imaginaba como Ariel moviéndome entre pececitos amarillos, me quedé dormida en menos de 10 minutos…
Fotos: Brujas y undersea bus

miércoles, 29 de abril de 2009


La vida está llena de abstracciones y la única manera de entenderlas es a través de la intuición. Intuición es ver la solución: verla, saberla. Es la unión de la emoción y el intelecto.


David Lynch, Atrapa el pez dorado.

martes, 28 de abril de 2009

Ironías de la distancia

Queridos lectores:

Tal parece que la gripe porcina sólo es pa los compatriotas. Hace días que ando constipada, pero aquí en la France no puedo continuar con la penosa y por fortuna poco necesaria práctica de automedicarme, pero no quiero ir al hospital de la Croix Rousse pa que me encierren porque tengo gripa y soy mexicana (son tan tozudos que aunque les explique que llevo meses viviendo aquí, podrían intentar cualquier cosa...). Si acaso fuese éste mi último post, nomáas les digo que quieran y se quieran, y que lo bailado nadie nos lo quita jajajaja. Bon courage contra la gripe, el temblor, el avionazo de Guadalajara... y lo que falte. Por mí, si cierran la frontera antes de que termine mayo... pues que digan que estoy dormidaaaa y que me lleven palláaaaa...

martes, 21 de abril de 2009

Pastillita

...para vivir así, en miradas transparentes, y recibir su luz definitivamente...
Gente

Este video nos lo mostró en diciembre un buen amigo, quien participó en la grabación y que después tuvo la idea de hacer lo mismo en un arrondisement de París, conocido como el más inseguro, aunque en realidad sea como todos, pero con la diferencia de que está habitado por inmigrantes africanos y árabes

No hubo gran disposición de parte de la gente, como ya se lo esperaban. Los que estuvieron ahí, cartel en mano, dicen que lo mejor fue ver las caras de incredulidad de los adultos y la extrañeza de los niños, que no entendían, supongo, cómo entre tanta prisa y frío a alguien se le ocurre siquiera acercarse, ya no se diga tocar, a un perfecto desconocido. Este video, en cambio, muestra un poco de lo que se vio en Guadalajara en tan sólo dos días de sonreir y dar un poquito. Hay miles de estos videos por todo el mundo, pero la voz de Sole, en este caso, es incomparable.

http://www.youtube.com/watch?v=cvxnjmgky_8

viernes, 17 de abril de 2009

Necesito...

En uno de los mejores momentos de mi vida, emocionante y emotivo, suena mi telèfono y me avisan que perdi a un ser querido, un hombre sencillo y agradable, que solia abrir los ojos grandes cuando algo le gustaba y en los ultimos años regresaba a su niñez.
Desde ese momento tengo la mente en blanco, porque no me siento mal, quizà a causa de la lejania geogràfica y también por la distancia sentimental que habia entre nosotros, pues familia es convivencia pero al fin y al cabo, era querido. Ni siquiera estoy triste, sólo me pregunto qué es lo que sigue cuando no se sabe qué pensar ni qué sentir, no me imaginaba que uno pudiera quedarse asi, como empacado al vacio, no entiendo qué significa esto y si acaso es un shock o simplemente no fue nada. Necesito una cachetada.

martes, 31 de marzo de 2009

Complicarse



Mira hacia el cielo y olvida ese lánguido temor que fue permanente emoción.
Aaaay… fue permanente emoción.

Bitman y Roban



Como siempre, tengo miles de cosas que decir y a la vez nada. Es el arte de la complicación, que lo hace ver todo negro o blanco según el estado de ánimo o la lluvia. No me gusta la lluvia, sólo verla tras los cristales de la sala de mi casa con una buena taza de café, una mandarina o un chocolate en la mano. No me gusta la lluvia y menos en los lugares que se supone son soleados, paradisiacos, azules y llenos de vida. Este fin de semana gracias a ese leve capricho ambiental y a un desencuentro, todo me pareció un desastre, y me quedé vacía, y siento que tengo que decir algo pero no sé qué.

Me preguntan (se me increpa jaja) que por qué quité mi post anterior, donde juraba que ya no me iba a complicar porque estaba harta de las telarañas mentales. Sigo creyendo, como aseguré en ese momento, que la libertad es el estímulo de las almas fuertes. Declaro, por si algo se entendió mal, que soy toda oídos, siempre, sin afán de pasarme de buena (gente) ni mucho menos, quienes lo leen saben que sí, siempre que se pueda así será. La ingenuidad no me la creo, y las lecturas inconvenientes pues ya ni modo, palo dado ni Dios lo quita, menos sufren los ojos que no ven.

Hace tiempo tuve una conversación por demás ilustrativa con conocido poeta de los rumbos jalapeños. Yo preguntaba cómo carambas se hace para olvidar a quien nos hace daño. Entre los hilitos dorados de la posible respuesta salió uno que me gusta mucho: partamos de la idea de que somos solitarios y los solitarios conocemos a pocas personas, en el sentido de conocer bien y brindarle confianza, porque de conocer así nada más y decir “quéondacómoestás” conocemos a muchas.. Los sentimientos de los solitarios son más fuertes y a la vez más confusos que los de las personas sociables, me dijo aquél. Sucesos que se olvidan fácilmente, como una mirada, una palabra, un desacuerdo (yo añadiría “una canción, un reto, una promesa…”) se aferran en el ánimo del solitario y se vuelven sentimientos importantes, y así, entre el ocio y la necesidad de dar tanto y todo de lo que tenemos, los detalles se vuelven filos de jade que no se desgastan, picos de colibrí envenenados, como dice otra amigui a la que también extraño.

La soledad, pues, engendra lo bello, lo original, el arte, la música, la filosofía, pero también orilla a la fatalidad, a lo inoportuno, a lo ridículo e inconveniente. Entonces, para olvidar a ese alguien que logró entrar en nuestra soledad, hay de varias: solucionar la soledad por nuestro bien conociendo gente, abriendo el corazón; conservar ese sentimiento como cualidad y apreciarlo sin llegar a la locura (alguien que conozca el límite, por favor haga acto de presencia), hacer cosas. Simple y sencillo, hacer cosas, seguir adelante y confiar que con el olvido viene el perdón.

No tengo manera de saber si yo he entrado en la soledad de alguien, pero en la mía, que es como un jardín tranquilo y con los años, más amplio, sí que han entrado. De esos sabores de boca imaginarios me acuerdo a veces y me río sola, y luego por eso ando distraída y hace como un mes casi me atropellan tres autos en un mismo día. Recientemente casi me pasa lo mismo ¿o me pasó? Y me di cuenta cuando me cuestioné esa extraña necesidad de querer ver a alguien, hablar, saber de, ayudar, darle un abrazo. Pero la buena fortuna (¡Ohhh Fortuna, diabólica ramera! como decía Ignatius Reilly) ella se encargó de repasarme las lecciones taaan pisoteadas: cuidado con planear demasiado, cuidado con tratar de ir más allá, al mismo tiempo, no temas…por Dios, si ya sabes... y conste que esta vez, según yo, dejé que todo pasara como tuviese que pasar (rayos, qué renglón me acaba de salir, y eso que no me quería complicar, excúsome).
De ahí que complicarse también consiste en reincidir: ya nos lo advirtieron peeeero ahí vamos. A veces uno debería abrir bien los ojos, a veces cerrarlos es tan dulcemente alegre... Ahora, en mi caso, sólo queda un momento plano, la búsqueda de oxígeno en el fondo de mis pulmones, un buen CD con canciones al piano que iba a regalar… una risa de “ya qué” ¿verdad? Cuando acabas las frases con “¿verdad?”, corazón, es porque ya conoces la respuesta.

Y aún quedan las cosas que no se dicen. ¿Cómo sería la vida si en verdad pudiéramos decir todo todo lo que queremos?

Falta un último repaso (¿se acuerda ud?): “la vida es como una bicicleta, hay que pedalearle porque el que se detiene a pensar, se cae”. =P Ahí nos vemos.

viernes, 13 de marzo de 2009

Inevitablemente

Uno, me aventuro, es los libros que ha leído, la pintura que ha visto, la música escuchada y olvidada, las calles recorridas. Uno es su niñez, su familia, unos cuantos amigos, algunos amores, bastantes fastidios. Uno es una suma mermada por infinitas restas.

Sergio Pitol


Por eso no hay derecho a tener miedo.

miércoles, 11 de marzo de 2009

In a manner of speaking...


...I don't understand / how love in silence becomes reprimand / but the way that i feel about you is beyond words

Nouvelle vague

Hablar rápido, sin pensar, liberar, inventar, comenzar.
Hacer como que no se entiende.
O callar y seguir, caminar con historias sonriendo por dentro, la música en las ventanas, colores de los muros, pasa un auto, guardarse para sí las fotos, querer llorar.
O decir y partir, como la letra que muere cuando fue leída, decir y ya, hasta que alguien más toma el hilo y continúa, y ya no hay que saber, porque ya no se teme a nada.
Sólo una de tantas.

http://www.youtube.com/watch?v=6vn0PvvS1zs

miércoles, 11 de febrero de 2009

El primer cuarto de siglo

El texto que escribí para este espacio se quedó en mi USB, esperando que la conexión a internet de la casa donde vivo por fin funcionara, y ya no hubo tiempo. Pero no quiero dejar pasar el momento, ni la oportunidad de que al menos por unos minutos tengo tranquilidad (e internet) para decir al viento que estoy bien, con los pies más en tierra, y menos preocupada por el futuro.
Praga, o mejor dicho, Praha, es más que una visión, es precisamente lo que no esperaba pero anhelaba de Europa. En tres días que he estado aquí ya tuve viento, tormenta, lluvia, sol, nieve, frío, calma... y mis ojos se han llenado de belleza.
En una semana llegará el cuarto de siglo. Alguna vez un tío abuelo contó que había cuestionado a su hija, en vísperas de ese cumpleaños, si acaso se había puesto a reflexionar en que (perdonen la falta de acentos, no encuentro el código para la e) era lo más importante que había hecho hasta entonces, pues quizá había transucurrido ya el mejor tiempo de su vida, los años más limpios, más ilbres, más útiles (no lo dijo así pero lo pensó). Yo, que escuchaba atenta mientras permanecía sentada, tenía apenas 22 y una larga historia de despreocupación y simpleza.
No es que el comentario me afectara, no creo que la vida se tenga que regir por recuentos y jerarquías, y sí creo que la edad es cuestión de actitud, pero desde ese momento cada vez que escuchaba pláticas sobre cumpleaños, maestrías, viajes, bebes, matrimonio, muerte, primos que vi nacer y que hoy están preincritos en la secundaria, cada vez resuena en mi la pregunta. Amo los 24, porque siempre me gustan los pares, la sensación de ir en un mismo rumbo pero con la libertad individual de las líneas paralelas, me gustaron los 24 porque se llevaron los duros golpes que los 23 trajeron consigo, fueron sorpresa, valiosísimas caras nuevas, realidades lejanas al alcance, fueron en suma, un vuelo constante.
He sonreído tanto como he podido, he abrazado, llorado, bromeado, envidiado, gritado. Dentro de unos días, cuando llegue el primer cuarto de siglo, si aún sigo en este mundo, por fin me habre liberado de la carrera contra el tiempo en busca de algo bueno que hacer por el mundo, no tendre respuesta pero tampoco dudas. Lo mejor que hice hoy fue disfrutar de este lugar, de este momento, de la Praga de mis cuentos de hadas. Mañana no se.

viernes, 23 de enero de 2009

Y suena y suena

Inevitablemente un día, cuando esté en mi casa pensando de qué voy a vivir, me acordaré de estos buenos tiempos a través de los oídos, que a veces ven muy bien y son humildes. Hay tres canciones que no dejan de sonar en las calles de Lyon, y me atrevería a decir que de toda Francia, pues se mantienen en la radio desde hace 4 meses que llegué.
Ya son parte de mi imagen mental de los centros comerciales y las kebaberías (así les digo yo, propiamente son restaurantes de comida árabe -y venden sobre todo galettes y kebabs-), en fin, mis alumnos dicen que de plano la música actual en francés no vale la pena. Yo no la conozco. Ahhh, la tercera ya me tiene hasta el gorro pero como venía diciendo, algún día se transformará en nostalgia.

http://www.youtube.com/watch?v=LHnJGXwr-HU&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=pxu6iQ28arw

http://www.youtube.com/watch?v=c6MRYLWJb1o

Y ésta no tiene nada que ver, la conocí en una fiesta, es prueba de que los convivios son didácticos ;) uno adquiere cultura general:

http://www.youtube.com/watch?v=fzbTm-OKbzs

miércoles, 14 de enero de 2009

Y caigo en la cuenta de que...



Me gustan los aviones, me gustas tú,
me gusta viajar, me gustas tú,
me gusta la mañana, me gustas tú,
me gusta el viento me gustas tú,
me gusta soñar, me gustas tú,
me gusta la mar, me gustas tú.
¿Qué voy a hacer? Je ne sais pas...

Ya sé, ya sé, simple y cursi, pero las certezas son liberadoras...

Casa / Home

nadie se va de casa salvo que la casa sea la boca de un tiburón solo corres hacia la frontera cuando ves a toda la ciudad corriendo tamb...